Las 15 mejores cremas para la piel seca

Sensación de hormigueo y de sequedad después de una ducha, picazón, formación de una delgada película blanca sobre la superficie de la piel... ¡Existen tantas y tantas señales de que la piel de nuestro cuerpo está reseca! Sobre todo en invierno, debido a los cambios bruscos de tiempo (frío, viento, humedad ...).

La piel tiene “sed”, y hay que rehidratarla. ¿La solución? Utilizar remedios ricos en activos hidratantes, nutritivos y calmantes, ya sean cremas, leches, ungüentos o aceites, que mimen tu cuerpo y lo protejan, como si estuvieras en una burbuja de hidratación durante todo el día.

¿Por qué el frío reseca la piel?

Según la Dra. Nadine Pomarede, dermatóloga del Centro Médico Dermo de París, “el frío reduce la secreción de sebo, que contribuye a proteger la piel, y frena la evaporación del agua. En paralelo, la renovación de las células superficiales de la piel se acelera y los vasos sanguíneos se comprimen, por lo que oxigenan peor a los tejidos. Cuando la calefacción está demasiado alta, este fenómeno de sequedad cutánea aumenta y puede provocar picazón tanto en niños como en adultos”.

Cuida tu piel y adopta una alimentación antisequedad

Además de la aplicación de cremas hidratantes, nutritivas y suavizantes, la dermatóloga recomienda una dieta que aporte “grasas buenas”, es decir, grasas que la piel no sabe producir.

Estos ácidos grasos esenciales permiten que el organismo produzca lípidos, que son el cemento que mantiene las células de la epidermis unidas como ladrillos. ¿Los mejores? La calabaza, los canónigos, el salmón, los aceites para condimentar (de oliva, de colza, de lino, de avellana), las nueces y los huevos.

También es fundamental evitar los baños excesivamente largos y demasiado calientes, y las exfoliaciones corporales demasiado seguidas.