Entrenando a tus hormonas: el porqué de la grasa rebelde

¿Acabar con la grasa rebelde es un mito del marketing de las dietas? Sí y no. Te contamos por qué a las mujeres les cuesta más tonificar algunas zonas de su cuerpo.

grasa abdomen

¿Acabar con la grasa rebelde es un mito del marketing de las dietas? Sí y no. Te contamos por qué a las mujeres les cuesta más tonificar algunas zonas de su cuerpo.

Acudimos a nuestro entrenador personal, Juan Ruiz López. La pregunta de hoy es ¿por qué a las mujeres les cuesta más adelgazar que a los hombres? Según nos comenta, nosotras acumulamos más grasa principalmente por motivos fisiológicos orientados hacia la fertilidad… pero ¿por qué en determinadas zonas?

Las hormonas tienen mucho que decir en cómo es tu cuerpo. Aquí tienes algunas conclusiones del famoso Charles Poliquin, que ha entrenado a medallistas olímpico en 12 deportes diferentes.

Vayamos parte a parte:

Tríceps:

los temidos brazos que “cuelgan” al saludar. La acumulación de grasa en esta zona está inversamente relacionada a la cantidad de testosterona. Es decir, a más testosterona menos grasa. Las mujeres, al poseer niveles bajos de esta hormona, acumulan grasa en mayor medida en esta parte del cuerpo.

Luchar contra la genética es difícil, pero podremos mejorar el aspecto de nuestros brazos con entrenamientos con pesas: que ayudarán aumentar ligeramente la testosterona.

Cartucheras:

la acumulación en esta zona es debida a los estrógenos, la hormona femenina por excelencia. Por lo tanto, altas concentraciones de esta hormona harán que almacenes más grasa aquí.

Poliquin desaconseja, por ejemplo, hacer spinning a las mujeres que quieren reducir glúteos: según explica, esta actividad aumentará la acumulación de grasa intramuscular y subcutánea en las zonas de la cadera y del muslo. Lo mejor: las sentadillas.

Abdomen:

grasa abdomen

en esta zona podremos luchar en mayor medida contra la grasa, ya que no se trata de una hormona dependiente del género. La acumulación aquí está relacionada con el cortisol. Esta hormona es conocida como la “hormona del estrés” y podemos controlarla mejorando nuestra calidad de sueño, un entrenamiento y alimentación adecuados.

¿Sabías que en los países industrializados a medida que se ha ido acortando las horas de sueño se ha aumentado los centímetros de cintura? ¿No has notado que, tras apenas dormir, a la mañana siguiente te apetecía más tomar dulce? La falta de sueño altera el balance entre insulina y cortisol y desestabiliza la glucosa en sangre. Además, disminuye la producción de leptina e incrementa la de ghrelina, las hormonas que regulan el apetito.

Pecho:

juan ruiz

el tamaño del pecho está relacionado con los estrógenos. A mayor cantidad de esta hormona, mayor tamaño. Por eso no es extraño ver mujeres con poco pecho pero bastante delgadas. Bajos niveles de estrógenos provocarán poco pecho, pero brazos y piernas finas.

Otras zonas rebeldes

La grasa acumulada en la zona axilar podría indicar un trastorno de la hormona tiroidea.

En la rodilla y gemelo, el incremento de grasa se relaciona con la hormona del crecimiento y se puede corregir en parte con un sueño reparador, ya que cuando dormimos segregamos dicha hormona.

El personal trainer de MC

¿Quieres ponerte en forma? Juan Ruiz López es nuestro nuevo entrenador personal y ahora también está a tu servicio. Cada semana te propondrá ejercicios, consejos, retos…

Etiquetas: adelgazar, hormonas, perder peso

Continúa leyendo...

COMENTARIOS