Los 7 errores más comunes que cometemos cuando vamos al gimnasio

Toma nota de los fallos más extendido a la hora de practicar cualquier disciplina y ¡no sucumbas ante ellos!

Los 7 errores más comunes que cometemos cuando vamos al gimnasio
Instagram @victoriassecret.

¡No caigas en el error! Si haces deporte asiduamente y sigues una dieta saludable pero no consigues los resultados que quieres… algo estás haciendo mal. Atenta a estas situaciones y descubre si estás haciéndolo correctamente o no cuando vas al gimnasio.

1. No cambiar la rutina de entrenamiento. Si hacer ejercicio te resulta aburrido y repetitivo y no te motiva en absoluto, cambia tu rutina para evitar esta desmotivación en el entrenamiento. Para conseguir una buena actitud que te permita avanzar, es necesario tener una progresión adecuada. No importa los ejercicios que estés realizando. Si haces pesas, el aumento ha de ser gradual y no debe ser de más del 5%; lo mismo en las repeticiones o en la duración de tus sesiones, de lo contrario, tu cuerpo califica como rutina el efecto de tu entrenamiento.

2. Perder la motivación. Es fácil perder la motivación, a pesar de tus mejores intenciones. Los expertos lo atribuyen al aburrimiento, a la falta de resultados y a un ocupado estilo de vida. La solución es que te concentres en las metas que te hayas puesto y tengas presente siempre que no se puede cambiar el pasado, por lo que debes centrarte en lo que estás haciendo hoy.

3. No tener una meta. Sé realista acerca de lo que quieres conseguir con tu entrenamiento: aspirar a parecer una modelo de Victoria’s Secret es, seamos sinceros, probablemente apuntar demasiado alto. De hecho, debes saber que cuando haces ejercicio puedes quemar grasa o ganar músculo: si lo que quieres es sentirte más fuerte, entonces te interesa el fortalecimiento del músculo; por otra parte, si deseas perder peso, incorpora ejercicios quemagrasa y, además, será necesario que revises tu dieta. Para reducir la grasa corporal es mucho mejor la dieta que el ejercicio.

What’s black and white and fit all over?

Una foto publicada por Victoria's Secret (@victoriassecret) el

Si puedes hablar con alguien mientras estás haciendo ejercicio, significa que no te estás esforzando lo suficiente...

 

4. Cuidado con la teoría del trueque. Todos cometemos un desliz de vez en cuando, pero no podemos caer en esos errores todos los días y mantenernos en un desequilibrio entre comer bien y mal y hacer ejercicio. La teoría del trueque consiste en pactar con el mundo. Por ejemplo, he sido muy buena esta semana y me puedo permitir comer chocolate. Las mujeres tendemos a hacer esto para permitirnos comer algo que no es precisamente lo mejor para conseguir nuestros objetivos aunque, por lo general, nos arrepintamos después. En el fondo solo tienes que controlar la ingesta de calorías durante el día. Es el comportamiento equivocado lo que te lleva realmente a acabar realizando una mala dieta, aunque este no sea ahora el caso. Si te paras a pensar, una sesión de cardio de 30 minutos puede verse arruinada por 18 ositos de goma azucarados o por dos copas de vino. Lo mejor es seguir las pautas correctas pero con convicción.

5. No te precipites. Ir al gimnasio a la hora de comer y aprovechar para ver el programa que ponen en la tele justo a esa hora no es un entrenamiento. Implícate al 100% en la sesión para lograr el mejor resultado posible. Un buen indicador es la capacidad de hablar al hacer cardio: si puedes mantener una conversación con tu compañera de ejercicios, entonces es que no te estás esforzando lo suficiente. Y así sucesivamente: si solo puedes hablar con frases cortas, y entre respiraciones, estás en el buen camino, pero si no puedes articular ni una sola palabra es señal de que te estás pasando. Si te sientes un poco tambaleante después del entrenamiento y es imprescindible que vuelvas al trabajo, una solución es tomar un batido de proteína, el complemento ideal para nutrir los músculos: te sentirás en plena forma de nuevo, y rápidamente.

Make it a very, merry fitmas with @victoriasport.

Una foto publicada por Victoria's Secret (@victoriassecret) el

 

6. No ejercitar el torso.  Prepárate... literalmente. Además, es una de las disciplinas de moda de los últimos cinco años. Ten en cuenta que es muy importante que las mujeres ejercitemos el pilar abdominal, pero sin forzarlo demasiado, cuando se lleva a cabo el entrenamiento con pesas. Al iniciarte en ellas, tienes que aprender a poner en marcha esta zona, pero, ¿cómo se hace? Comienza activando la zona pélvica y luego concéntrate en mantener la postura y mantén el control del peso a lo largo de todo el ejercicio.

7. Miedo a probar las pesas. Cuanto más músculo tengas, más rápido actúa tu metabolismo, y más fácil te será mantener tu peso estable. Lo mejor que puedes hacer es probar una clase para aprender los conceptos básicos o la incorporación de una rutina de pesas de todo el cuerpo en tu sesión. Y no lo olvides: puedes pedir ayuda a un experto de tu gimnasio siempre que sea necesario. ¡Atrévete!

Etiquetas: entrenamiento, gimnasio, gym

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS