Los trucos de yoga de Verónica Blume

Verónica Blume acaba de abrir un centro de yoga en Barcelona, pero la modelo no es nueva dando clase. En Marie Claire ya dimos una master class con la top. No te pierdas cómo fue nuestra sesión.

blume

Verónica Blume acaba de abrir un centro de yoga en Barcelona, pero la modelo no es nueva dando clase. En Marie Claire ya dimos una master class con la top. No te pierdas cómo fue nuestra sesión. Aquí tienes la entrevista que la realizamos en mayo de 2010.

Marie Claire ¿Cómo se introdujo en el yoga?

Verónica Blume Siempre me había interesado, pero nunca lo había practicado tan en serio como cuando me quedé embarazada; lo integré como una práctica diaria más. Me ayudó mucho a conectar con el cuerpo y a relacionarme con él desde otra perspectiva. A una modelo, desde muy jovencita, le enseñan que tiene que estar muy flaca y muy guapa. El yoga y el embarazo me cambiaron.

MC ¿Y lo de convertirse en profesora?

V.B. Desde el embarazo, nunca lo dejé de practicar. Un día probé una clase de kundalini yoga y salí diciendo: «Yo quiero ser profesora de yoga». Hice la formación y aprendí a vivir el cuerpo de una manera más profunda, a sentirlo en vez de observarlo. Tomar contacto con la respiración, con la movilidad, te hace adoptar una postura diferente, te acerca mucho a los demás. Antes, para mí esto era impensable, estaba escondida detrás de la máscara de la modelo, y eso me mantenía alejada. El yoga es un compartir con la gente y un fluir. Tú das, pero también recibes muchísimo.

MC ¿Se ha especializado en la modalidad kundalini?

V.B. Sí. El kundalini es bastante dinámico y combina respiración y meditación. Me gusta porque trabajas tanto el cuerpo como la mente. Así como el hatha yoga es mucho más de tierra, de aguantar una postura mucho tiempo, el kundalini te impulsa a moverte. Y la respiración es esencial. ¡Pensar que respiramos toda la vida y no le prestamos ninguna atención! El simple hecho de detenerte a escuchar tu propia respiración y ver todos los lugares a los que te puede hacer llegar es un regalo inmenso. Más que una disciplina, es una relación y un compromiso con el cuerpo y con la mente. Lo practico muy temprano porque a esa hora en que la gente duerme, el mundo está más calmado y ¡mi hijo todavía no se ha despertado! Además, a nivel energético es la ideal. Para mí, meditación y yoga van unidos. Durante la meditación te observas sin juzgarte, y está muy bien darse cuenta de dónde estás, cómo te sientes... Empiezas el día con otra actitud, es como un gesto hacia ti, de reconocerte, de mimarte, sin tener que gastarte un dineral en un vestido para hacerte un regalo.

MC También es vegetariana.

V.B. Sí, soy vegetariana desde los dieciséis años y me encanta la cosmética natural, los aceites, los olores... Intento convertir el ser mujer en un placer y no en una obligación. Como modelo, aprendí que había que ser esclava de la belleza. Me he dado cuenta de que cuando te sientes bien y estás en paz contigo misma es cuando más bella estás. A mí el yoga me ha hecho hacer las paces con mi cuerpo. Antes iba al gimnasio y hacía ejercicio, pero siempre desde el machaque.

MC ¿Los trucos de yoga de Verónica Blume?

V.B. Realiza estiramientos antes de desayunar para calentar y flexibilizar el cuerpo y afrontar bien la jornada. Resérvate unos minutos al día, siéntate en un ambiente tranquilo, cierra los ojos y escucha tu interior. La meditación ahuyenta el estrés y aporta paz. Practica yoga al aire libre: en la orilla del mar, en un jardín... Los sonidos relajantes que te invaden son muy eficaces, tanto física como mentalmente.

Etiquetas: verónica blume, yoga

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS