En busca del antiojeras perfecto para ti

¿Te vuelves loca con los antiojeras y correctores para que no se noten y cubran? Entre tantas texturas y tonos, parece misión imposible encontrar el antiojeras perfecto.

Silvia Galván Rubio 16/08/2012
En busca del antiojeras perfecto para ti

¿Te vuelves loca con los antiojeras y correctores para que no se noten y cubran? Entre tantas texturas y tonos, parece misión imposible encontrar el antiojeras perfecto. Sin embargo, la clave es saber qué te ofrece cada textura y qué colores son los adecuados para cubrir tu ojera. Sabemos que no es fácil; por eso, te ofrecemos una clase práctica que te será muy útil.

Ve corriendo a por tu paleta de correctores y todos los antiojeras que tengas en tu bolsa de aseo y empezamos.

Cómo aplicar el antiojeras
El antiojeras se aplica básicamente para cubrir el tono de la ojera y ofrecer una sensación de mejor cara. La clave para que el maquillaje antiojeras sea eficaz y duradero es difuminarlo totalmente, habiendo aplicado la cantidad adecuada y sin dejar grandes cantidades de maquillaje concentradas. Aplica poca cantidad de antiojeras, dos capas finas son suficientes y, si no fuera así, entonces repite la operación. Recuerda que en maquillaje menos es más, sobre todo cuando tratamos de ocultar un defecto y no resaltar un rasgo de nuestro rostro.


En busca del antiojeras perfecto para ti

Tipos de antiojeras
En el mercado puedes encontrar varios tipos de antiojeras. Cada uno de ellos tiene una textura diferente y el método de aplicación es distinto. Te lo explicamos todos:
-Barra: es una barra correctora, parecida a un pintalabios. Este tipo de antiojeras no necesita maquillaje de base y es más rápido para aplicar y conseguir unos resultados perfectos. Cuando tenemos pequeñas arrugas es mejor no usarlo porque tiende a secarse y las acentúa.
-Crema: Se recomienda que antes de utilizar este tipo de antiojeras, apliques crema hidratante para evitar que se seque la piel, aumentando así el efecto de la ojera. Es bueno en pieles secas o maduras porque es más hidratante.
-Lápiz: de mina gorda o fina y blanda. Es perfecto para la zona de debajo de las pestañas inferiores y para ocultar cualquier tipo de imperfección concreta.
-Pincel: Se recomiendo usar encima de la base de maquillaje, ya que es una textura muy similar y aplicada con pincel. Cubre menos que otros tipos de antiojeras, pero es perfecto si queremos dar luz. Además se difumina muy bien y queda muy natural.


En busca del antiojeras perfecto para ti

Cómo elegir el corrector adecuado
Los tonos de los correctores abarcan una amplia gama de colores, que pasa incluso por los verdes o morados. Te contamos cuáles son los más indicados para cada tono de piel.
-Piel muy pálida: Los antiojeras han de ser muy claros, tirando a tonos amarillos. Busca siempre la luminosidad debajo de tus ojos.
-Piel blanca: Los tonos pastel y beige muy claros son los que mejor confundirán tus ojeras con tu piel. Igual que para las pieles muy pálidas, si utilizas tonos amarillos también serán efectivos.
-Piel intermedia: La clave es utilizar un antiojeras un poco más claro que tu tono de piel. Ten encuentra que si es mucho más claro, lo que harás será resaltar esa zona sobre todo tu rostro. Calcula un par de tonos menos.
-Piel morena: Se aconsejan los tonos marrones muy claritos y algunos beiges oscuros. Olvídate de los tonos amarillentos.
Para tapar manchas, granos y demás imperfecciones, el color verde que tanto nos sorprende en nuestra paleta de correctores es el ideal. Se aplica dando toques sobre la imperfección o rojez, nunca arrastrando.


SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.