Hiperrealismo, el fin de la tiranía del 'no make-up'