¿Tienes una cuchara? Entonces ya sabes maquillarte