Así es el desayuno perfecto

Descubre cuáles son los alimentos que necesitas para comenzar el día de una manera deliciosa y equilibrada.

¿Cómo es el desayuno perfecto?

Todos nos sabemos la teoría de que el desayuno es la comida más importante del día, pero, por diferentes motivos, pocos lo llevamos a la práctica. Las prisas, el levantarnos sin hambre o el apostar por tomar una taza de café a esas horas no es la forma correcta de comenzar nuestro día.

Puede que hayas decidido cambiar tus hábitos y adaptar por fin una alimentación saludable en la que el desayuno juegue un importante papel. Nuestro primer consejo es que te olvides de cupcakes, cronuts y demás tentaciones dulces poco saludables, y apuestes por productos healthy mucho más ligeros y beneficiosos para tu organismo.

Segundo, para un desayuno perfecto, debes seguir la norma 60-15-25, como nos cuentan los expertos de Kaiku Sin Lactosa. Ellos aconsejan que nos planteemos el desayuno como un gráfico circular, en el que tengamos un 60% de hidratos de carbono, un 15% de proteínas y un 25% de grasas saludables, pues son las cantidades esenciales que se deben ingerir a primera hora de la mañana.

Estos tres elementos –hidratos, proteínas y grasas saludables- se encuentran combinados en multitud de alimentos. Es por ello que, si quieres conseguir el catalogado como 'desayuno perfecto', este debería incluir:

¿Cómo es el desayuno perfecto? (2)

Fruta. Mejor si es un zumo de naranja recién exprimido, aunque otras frutas son igual de beneficiosas. El plátano, por ejemplo, aporta carbohidratos, fibra y potasio, mientras que los frutos rojos son una fuente potencial de antioxidantes para nuestro organismo.

Lácteos. Son el elemento que no puede faltar en esta primera comida del día, mejor mezclados con cereales o fruta. Para aquellos que tienen problemas con la lactosa o digestiones pesadas, es mejor optar por la variedad de este tipo de alimentos que prescinde de ella, pues son mucho más ligeros.

Hidratos de carbono. Di no a la bollería industrial y opta por aquellos productos derivados de los cereales integrales -como muesli, galletas de avena o pan multicereales-, pero no olvides incluirlos en tu desayuno si quieres mantener una alimentación equilibrada.

Grasas saludables. Entendemos por ello aquellas grasas necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo que ayudan a nuestro sistema cardiovascular y neuronal, como el Omega 3. Las encuentras en los frutos secos, por lo que es importante añadir unas almendras o nueces a tu desayuno.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS