Falsos mitos sobre la alimentación industrial

El experto en bioquímica y biología molecular J.M.Mulet cuestiona lo orgánico e ironiza sobre los mitos de la industrialización de la comida en un libro que está causando furor.

Cristina García-Adán
Libro Comer sin miedo

¿Es la comida del siglo XXI menos sana que la de nuestros abuelos? El universo gastro está repleto de mitos sobre la procedencia de nuestros alimentos. Estamos acostumbrados a escuchar que consumir comida ecológica es más sano, pero ¿es esto realmente cierto?

El libro" Comer sin miedo", de J.M. Mulet, argumenta la suerte que tenemos en los países desarrollados de poder disfrutar de comida a un precio más asequible y más segura que en cualquier momento de la historia. De hecho a su autor le preocupa que en la sociedad nos guste ver escrito en nuestros alimentos “natural” o “sin conservantes”.  Mulet defiende la intervención humana en los alimentos, puesto que los hace más seguros.

Nos encanta el simil que utiliza para explicar que todo lo que comemos es artificial: “en un tomate hay más tecnología que en un IPhone 5.”  No somos lo que comemos, comemos lo que somos. Y es que por muy “naturales” que queramos ser, al cocinar platos tan tradicionales como cocido o paella hacemos complejas reacciones químicas para hacer los alimentos más apetecibles y sabrosos. Además los conservantes no suponen ningún riesgo para la salud sino que nos permiten conservar durante todo el año de forma segura algunos alimentos, siempre de forma extremadamente controlada.En el libro hay todo un capítulo dedicado a este peliagudo tema.

Mulet asegura que los alimentos de producción ecológica no tienen por qué ser más sanos, pues los alimentos normales (aquellos no ecológicos) pasan exhaustivos controles sanitarios que aseguran su fiabilidad alimentaria. De hecho en el libro también habla de obesidad y diabetes y deja claro que la salud no depende de alimentos buenos y malos, sino de dietas asequibles. La responsabilidad está en nuestras manos y los avances industriales son progreso.

Si te interesa este tema, no dejes de leer el blog de Mulet “Tomates con genes” y seguirle en twitter (@jmmulet), ¡es tuitero compulsivo! 

COMENTARIOS