A tres bandas: las trenzas mantienen su hegemonía sobre la pasarela