El cabello como manifestación de poder, diversión y belleza

Marc Giró

Isabel de Austria (1837-1898), retratada por Franz Xaver Winterhalter

Enredada en sí misma.

La emperatriz Isabel de Austria, Sissi para los amigos, creyó vivir a su manera y utilizó todos los recursos que tenía a su alcance, incluidos los del imperio austrohúngaro, para construir un personaje que la alejara de los demás y la acercara (mejor deberíamos decir «precipitara») a ella misma. Su actitud de persona excéntrica, empecinada y rebelde, posiblemente sin causa, la convierten en la primera megafamosa de la historia contemporánea. No calculó la noble bávara que cuando te acercas demasiado a ti mismo, pegándote a tus propias entrañas, acabas ahogándote. Su larga melena, pesada, incómoda y brutal, es su mordaza, su martirio. Porque la desdicha, a veces, viene enmascarada con las maneras de la belleza, de la riqueza o del placer. 

Etiquetas: feminismo, melena

COMENTARIOS