¿Sin tiempo para el fitness?

Aprende a optimizar el poco tiempo que queda libre en tu agenda y no pongas excusas para renunciar a una vida saludable. Son sólo 5 pasos.

Marta Monleón
Reese Witherspoon

Aprende a optimizar el poco tiempo que las responsabilidades te dejan para ti misma. No te escondas detrás del mucho trabajo y el poco ocio para renunciar a llevar una vida sana y plena. Sigue estos cinco consejos y verás que llevar una viad fit no es tan complicado.

1. Zapatos fuera.

Camina descalza siempre que puedas. Los efectos beneficiosos de este hábito están comprobados, desde una mejor postura corporal, hasta una reducción del estrés que sufren los pies y las articulaciones.

2. Engánchate a la cronodieta.

No solo es importante controlar lo que comemos, también cuándo lo hacemos. Como sostiene la coach Rebeca J. Cirujano, si comes cuando realmente lo necesitas y no lo haces cuando tu metabolismo disminuye su ritmo –a partir de las siete de la tarde–, le das tiempo a tu hígado para autolimpiarse. Ayunar esas 12 horas, desde las ocho de la tarde hasta las ocho de la mañana, ayuda a desayunar.

3. La música amansa a las fieras.

Algo tan sencillo como escuchar música agradable contribuye a que el sistema inmune se fortalezca. Solo necesitas media hora al día –aprovecha los momentos muertos en el metro, por ejemplo– para que se produzca un aumento en la proteína del sistema inmunológico que ayuda a combatir las infecciones bacterianas. Además, ayudarás a que desciendan tus niveles de estrés crónico.

4. Adapta tu ejercicio.

Habitualmente hacemos una media de 16 minutos de ejercicio al día, cuando lo aconsejable serían 60. Pero siempre se pueden buscar opciones para practicarlo en nuestra vida diaria, por ejemplo, aparcando el coche lejos de nuestro destino para tener que hacer parte del trayecto andando, o aprovechando el momento de sacar al perro para caminar más rápido de lo habitual.

5. Límpiate por dentro.

Las infusiones de té rojo pu-erh tienen un contenido bajísimo en cafeína y ayudan a activar el metabolismo de las grasas. Otra opción es beber un vaso de agua con limón en ayunas, que limpia el estómago y evita que se acumulen toxinas.

 

COMENTARIOS