En privado con... Eduardo Noriega

Acaba de estrenar "Los miércoles no existen", la adaptación de la obra teatral, se prepara para volver a la pequeña pantalla con una serie de época y lo compagina todo con el papel de su vida: el de padre.

Eduardo Noriega

"Entre el cine, la televisión y el teatro me quedo con el cine porque es lo que más he hecho y es lo que más conozco, pero vengo del teatro y también quiero dedicarme a ello. Hoy en día casi todos los actores hacen las tres disciplinas, y pienso que es como tiene que ser. Lo que sientes al oír 'acción' es lo mismo en un teatro, en un rodaje o en un plató de televisión”.

"Los actores están cada vez más preparados. Yo procedo de la escuela de arte dramático, pero me da la sensación de que ahora los actores vienen con un físico imponente y muchísimo talento. Saben bailar, cantar, tienen blogs de moda… son multidisciplinares. Y eso creo que está bien, porque se supone que cada generación debe superar a la anterior”.

"Sigo viendo mi carrera como algo incipiente, todavía creo que tengo un margen de mejora, y lo veré así toda mi vida a nivel personal y profesional. Si tú crees que ya lo has dado todo, tendrás poco que aportar”.

"Mi lado cómico no lo he desarrollado del todo. En la película Los miércoles no existen mi personaje es el más dramático. Ahora preparo una comedia romántica que se estrenará el año que viene, Nuestros amantes, en la que sí vivo más situaciones cómicas, que me apetecen mucho”.

"Siempre he vinculado mi relación con la prensa a lo profesional. Soy de otra generación, ahora los actores de 20 años cuentan lo que hacen en las redes sociales, son sus propios paparazzi. Algo que entiendo porque han crecido ya en 
ese mundo, pero yo vengo de otra época en la que huíamos de eso”.

"Para la paternidad nunca estás preparado por mucho que te prevengan. Lo que te aporta es mucho más grande de lo que te cuesta. El tiempo se reduce y tus prioridades se ordenan. Es maravilloso, pero también agotador, como todo lo bueno en la vida. Muy intenso a todos los niveles”.

"Mi lugar favorito de Madrid son los parques, en contraposición al asfalto dominante. Cualquier rincón verde escondido, no muy conocido y de difícil acceso me gusta. Y las azoteas, desde donde puedes ver casi toda la capital”.

Foto: Gema López. Estilismo: Berta Fernández-Abascal. Eduardo lleva pantalón y camisa, de Hackett; reloj, de Mark Maddox, y zapatillas, de Adolfo Domínguez. Maquillaje: Carminia Albornoz (Talents). Agradecimientos: Restaurante Babelia (Puigcerdá, 6. Madrid).

Continúa leyendo...

COMENTARIOS