La confesión más dura de Adele

La cantante ha reconocido que sufrió depresión postparto.

Andrea Mori / José Manuel Sanz

Adele acaba de hacer su confesión más íntima. La británica ha confesado que sufrió depresión postparto después del nacimiento de su hijo Angelo, que tiene ahora cuatro años. Una depresión que la llevó a beber más de la cuenta y a considerarse mala madre. Ahora la artista está muy recuperada y dedica mucho tiempo a su vida personal. 

Etiquetas: depresión

COMENTARIOS