Black & white, el dúo infalible