Radiografía de la anorexia y la bulimia: desmontamos sus mitos

Imagen de la campaña contra la anorexia.
Imagen de una campaña de concienciación de los riesgos de la anorexia y la bulimia.

¿Sabías que solo en nuestro país hay registrados 250.000 casos de jóvenes que padecen anorexia o bulimia nerviosas? ¿O que los jóvenes son los que mayor riesgo presentan de sufrir una de estas enfermedades? De hecho, los expertos consideran que las chicas con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años y con un comportamiento ejemplar son el público que mayor peligro corre; de hecho, una de cada cien adolescentes europeas situadas en esta franja de edad sufre anorexia.

La anorexia y la bulimia son dos de los trastornos de alimentación más conocidos, pero quizá por eso también los más ocultos. Ambos se consideran trastornos de origen neurótico que provocan una obsesión por el físico y la delgadez, aunque la anorexia se caracteriza por el rechazo de la ingesta de alimentos y la bulimia por la alternancia de atracones de comida con provocación del vómito. Y en ambos casos el perfil responde al de una persona con un alto nivel de exigencia y perfeccionamiento pero con una personalidad falta de autoestima, seguridad y confianza.

Entre sus consecuencias físicas, aparte de una pérdida de peso que puede acabar en desnutrición en los casos más graves, se encuentran trastornos graves como cardiopatías, atrofia en la corteza cerebral, osteoporosis o incluso daños neurológicos. En las mujeres también es muy común sufrir dismenorrea o pérdida de la menstruación.

La modelo y actriz francesa Isabelle Caro, en la campaña “No Anorexia”, de 2007.
La modelo Isabelle Caro posó desnuda en la campaña 'No Anorexia' en 2007.

Las causas de estos trastornos son varias (entre ella la genética), aunque se considera que la principal es la presión social por el éxito, del cual se tiende a considerar la delgadez como sinónimo. Los cánones de belleza inalcanzables que se muestran en la publicidad, la moda, el cine o la televisión también son culpables de extender esta creencia errónea en la sociedad. Incluso es cierto que el 80% de los casos se dan en primavera o verano, coincidiendo con una mayor presión existente alrededor del cuerpo con conceptos como la operación bikini o el lucir perfecta en verano.

Además, la detección precoz de los síntomas en ambos casos es muy importante, ya que se aumentan las probabilidades de curación. Eso sí, en ambos casos se necesita ayuda de expertos -el tratamiento ha de incluir cuidados médicos relacionados con la nutrición la psicoterapia, la terapia familiar y, en algunos casos, medicación, pues casi el 90 % de los bulímicos sufre depresión- y se tardan entre tres y cinco años en curar estas enfermedades, aunque en ciertos casos se pueden producir recaídas.

Pero, a pesar de toda la información que existe alrededor de este tema, y ya sea por considerarlo tabú o por vergüenza, existen todavía mitos en torno a estas dos enfermedades que debemos trabajar para erradicar. Estos son los más comunes:

2. Los anoréxicos han tenido problemas en su infancia

Falso. Los casos de anorexia se dan por igual en personas que han tenido una infancia feliz y en las que no.

Etiquetas: anorexia

COMENTARIOS