Camilla Perkins, la ilustradora que odia el blanco y negro