Milán vuelve a brillar como capital del diseño

Estuvimos en el Salone del Mobile de la ciudad italiana, la cita más importante del mundo de la decoración.

Jacobo de Arce
Ecal

Milán es uno de los centros mundiales de la moda, sí, pero ese trono lo comparte, como mínimo, con París, Nueva York y Londres. En el terreno del diseño industrial, en cambio, no tiene rival. La pasada semana la ciudad acogió en su recinto ferial el Salone Internazionale del Mobile, el principal punto de encuentro mundial en materia de decoración y mobiliario. Mientras, las calles del centro explotaban con el Fuorisalone: casi mil eventos entre exposiciones, presentaciones y fiestas de todo tipo consagradas al diseño. Todo el que pretenda saber qué tendencias se cocinan en el mundo del interiorismo tiene que pasar por Milán en el mes de abril. Nosotros estuvimos dándonos una vuelta por la feria y nos llamó la atención el predominio de tonos metálicos, que vuelven con fuerza y parece que para quedarse una larga temporada. Destacaban los dorados: los vimos por todas partes, desde el stand de un amante del oro de toda la vida como Versace Home hasta, para nuestra sorpresa, en todo un clásico del plástico transparente y colorista como Kartell, que en su colección Precious Kartell ha incluido, en medio de una verdadera apoteosis aúrea, una reedición de la Masters Chair de Philippe Starck en versión dorada.   

Los dos nombres españoles más importantes en el universo del diseño multiplicaban su presencia en Milán. A Patricia Urquiola la encontramos en Moroso, donde se había ocupado de diseñar un stand en el que no faltaban sus sillas Mathilda y Mafalda, pero también firmaba piezas de Kartell o Kettal. Hayón despertaba mucha expectación con el sillón, el biombo y la mesita de mimbre de la colección Frames para Expormim, en un ejercicio de divertida actualización de este material. Otro imprescindible del recinto ferial era una instalación, "Where Architects Live", con la que pudimos entrar, a través de vídeos y maquetas, en las casas de arquitectos consagrados como Zaha Hadid, Shigeru Ban o David Chipperfield. Y no pudimos dejar de pasar por Satelite, la parte de la feria dedicada a los jóvenes creadores. Allí mandaban claramente la madera y, sobre todo, la imaginación: las "Fondue slippers" del japonés Satsuki Ohata, unas zapatillas que se generan tras bañar el pie en pvc líquido y secarlo para convertirlo en sólido, era una de las propuestas más divertidas. Al final, incluso nos quedó tiempo para escaparnos a otro excelente muestrario de creación emergente, la exposición que organiza cada año la prestigiosa escuela de diseño de Laussanne, ECAL, en un palacio del S. XVII en Via dell'Orso. Allí sus alumnos exhibían los trabajos terminados este año dentro de dos proyectos: Delirious Home es una reinterpretación del hogar inteligente con objetos que hacen más divertida la vida cotidiana, como un "espejo roto" que se recompone cuando nos situamos ante él (ver foto), y "Terrazzo Project" supone la reinvención integral de un material como el terrazo, que ahora no pesa y se llena de color para poder ser utilizado en todo tipo de muebles y aplicaciones.     

COMENTARIOS