Blanco y plano: el matiz albino que tiñe tus zapatos