El cuello, protagonista indiscutible de la pasarela