Elegancia vs. extravagancia: zapatos con trabillas o plataformas