La camisa y cazadora vaquera, los comodines perfectos