¡Qué grande es Miyake!

Isabel Vaquero
¡Qué grande es Miyake!

La revolución Miyake empezó con el control de la fabricación del hilo usando la más puntera tecnología y alcanzó la creación de un concepto de prenda universal que protege el cuerpo y se mueve con él. Issey Miyake (Hiroshima, 1938) no es solo uno de los grandes creadores de moda, sino un artista total del siglo XX, una luminaria de la cultura contemporánea. Abrió su primer estudio en 1970 y comenzó a participar en los desfiles de París en 1973. Desde sus inicios, trabajó la relación de la ropa y el cuerpo en un fructífero proceso de investigación, que ha producido prodigios como sus célebres plisados.
El pasado julio, coincidieron dos acontecimientos que ponen en valor sus aportaciones a la moda y el arte: la exposición antológica que le dedica el National Art Centre de Tokio, y la publicación de un extraordinario volumen de la editorial Taschen, a cargo de Midori Kitamura, presidente de su estudio, que recorre sus 45 años de producción: materiales, sorpresas, habilidades... "Siempre quise hacer ropa para la inmensa mayoría, sencilla de lavar y de llevar en la vida diaria".
Esta filosofía quedó plasmada en la revolucionaria creación de Pleats Please, 1993, una línea desarrollada con su poliéster plisado, sin utilizar costuras ni botones. El plisado es uno de los más antiguos métodos indumentarios de la humanidad que se entrega al cuerpo en completa participación, y Miyake lo ha desarrollado en términos estéticos y prácticos. Este signo de identidad, aplicado a la abstracción de siluetas sencillas, resume la filosofía creativa de un artista fundamental.

'Bambú Pleats'

Los Bambú Pleats, de 1989, uno de ellos con capucha.

COMENTARIOS