Modelos excesivas o modelos sosas… ¿hacia dónde va la moda?

Patricia Cantalejo
Modelos excesivas o modelos sosas… ¿hacia dónde va la moda?

Kate Moss representa como nadie la doble moral en el mundo de las pasarelas, al menos en los 90. Era la top rockera por excelencia, reina del exceso, pero algunas marcas la dejaron de lado cuando The Daily Mirror la sacó en primera página preparando y esnifando cocaína junto a su entonces novio Pete Doherty.

Sin embargo, era un secreto a voces que Kate se drogaba. Según el libro “Champagne Supernovas”, se podía esnifar en una sola sentada tres gramos de cocaína y beberse una botella entera de vodka, “la bebida menos perjudicial, según su médico, para mantener su belleza”.

kate moss

Curiosamente, su adicción le sacó de la pasarela para volverla a empujar con fuerza. H&M, Burberry, Chanel… no renovaban sus contratos, pero –de repente-, sin que hubiera habido redención, Kate Moss se transformaba en un icono cultural: su tarifa se triplicaba. Se convertía en un revulsivo para toda marca que quisiera eliminar su aire rancio.

Ahora, cuando ya tiene 42 años, la propia Kate Moss se sorprende de que la sigan llamando. “Todos los años me digo: 'Dejarán de llamarme algún día'. Y luego me doy cuenta de que les sigo gustando y de que no he perdido mi toque especial. Este tipo de cosas todavía me sorprenden, así que bastante contenta estoy de seguir trabajando”, ha declarado al diario canadiense The Globe and Mail.

Pero hay algo que sí ha cambiado... El mundo de la moda presume de “healthy”. “Ya no me interesan los desfiles de moda”, asegura Kate. “Creo que la última vez que pisé una pasarela, pedí una copa de champán y me dijeron que no había alcohol en todo el recinto. Me enfadé muchísimo y dije que ya no volvería a desfilar. Además, estamos hablando de un sector que ha cambiado mucho y que no tiene nada que ver con el de mis tiempos. Ahora las chicas se levantan a las seis de la mañana para nadar y son demasiado sanas".

¿Siguen vendiendo los chicos malos del panorama fashion? Repasamos algunas de las polémicas más mediáticas.

Naomi Campbell

Si uno de sus tropezones en la pasarela llegó a exhibirse como obra de arte en el Victoria & Albert de Londres, está claro que a la Diosa de Ébano la industria le perdonará todo: acusada de asalto en 11 ocasiones (entre ellas la famosa agresión de la Black Berry a su asistente personal), en libertad provisional por agredir a un paparazzi o haciendo servicios a la comunidad, ingresada por sobredosis de barbitúricos tras discutir con su entonces novio el bailaor Joaquín Cortés… Cada vez que un objetivo capta a Naomi también retrata su pasado y eso a las marcas les gusta.

COMENTARIOS