Valentino: cuando la Alta Costura abraza el minimalismo