Grace Coddington, relevada

En lo que parece ser el comienzo de un relevo generacional a gran escala, un portavoz de Condé Nast anunció la semana pasada que Grace Coddington, de 74 años y directora creativa de Vogue desde 1988, ha sido relevada de sus responsabilidades para pasar a ser “editora creativa” de la publicación con la única misión de realizar “varias” producciones al año.

Isabel Vaquero
Grace Coddington, relevada

Grace Coddington se ha dedicado al mundo de la moda durante los últimos 50 años, primero como modelo y más tarde como directora creativa. Nacida en Anglesey, Gales en 1941, comenzó su carrera de modelo a los diecisiete años, posando desnuda para el fotógrafo Norman Parkinson. Un desgraciado accidente automovilístico la retiró de las pasarelas, pasando a ocupar el puesto de editora de moda en la edición británica de Vogue, donde permaneció durante 20 años. En 1988 fue reclamada por la flamante nueva directora de la edición norteamericana de Vogue, Anna Wintour, como directora creativa de la publicación, en la que, igualmente, Phyllis Posnick ha desempeñado el cargo de editora ejecutiva de moda desde 1987, y Tonne Goodman, el de directora de moda desde 1999. La pasada semana, Vanessa Friedman, especialista de The New York Times, informaba de que, aunque la editorial Condè Nast, propietaria de Vogue, no se planteaba de momento sustituir a Grace Coddington, este primer movimiento de la compañía editora podría ser el desencadenante de una revolución en la revista. Tras el cierre de la revista Details y la sustitución de la veterana Linda Wells al frente de Allure, el mundo de la moda espera con expectación los siguientes movimientos de Wintour.

Grace Coddington, relevada

Coddington, un peso pesado en el mundo de la moda –y convertida desde 2009 en celebridad mundial gracias al éxito del documental “The September Issue”– ha desarrollado su trabajo durante décadas con un criterio muy personal y personalista, lejos de los estrictos parámetros comerciales y ajena a la progresiva e imparable transformación digital de la prensa. Friedman destacaba en su información que ha sido precisamente esa tensión entre los conceptos artísticos de Coddington y los comerciales de Wintour, la que ha favorecido su prolongada y fructífera colaboración. Grace Coddington aquilató una merecida fama durante sus años de trabajo en Condè Nast a base de imaginar deslumbrantes producciones con poderosos elementos narrativos. Como ejemplo de esa tendencia personal, en 2003 trabajó con Annie Leibovitz recreando la Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, con Natalia Vodianova vestida por Christian Lacroix y la participación como modelos de Marc Jacobs y Stephen Jones.

En todo caso, pase lo que pase a partir de ahora mismo, se sabe que Grace Coddington mantendrá despacho y asistente en las mismas oficinas, al tiempo que culmina la creación de un nuevo perfume para Comme des Garçons, la edición de un nuevo libro sobre su trabajo en Vogue que continúe y complete el anterior, editado en 2002, y una película basada en su autobiografía Grace, de 2012. “Evidentemente, no me retiro”, ha declarado Coddington a la web Business of Fashion. “Solo voy a disfrutar de una posición diferente dentro del mundo de la moda”.

 

COMENTARIOS