A Belén pastoras, el borrego vuelve