'Blazer' cruzada, el comodín perfecto