Chaquetas sin mangas, los chalecos reinventados