El eterno blanco y negro se reinventa esta primavera