Llamando a tierra: la tendencia 'espacial'