Ponte a raya: la geometría toma el poder