Sandalias de dedo, las nuevas romanas