Sé página en blanco, apuesta por un look impoluto