Transparencias, la sensualidad más ingenua