Zona de confort, una tendencia desahogada