Azzedine Alaïa

Diseñador Wiki
Azzedine Alaïa

 

Azzedine Alaïa es un modisto y diseñador de zapatos nacido en Jemmal, Túnez. Sus padres era granjeros pero su glamurosa hermana melliza, Hafida, le enseñó a coser, inspiró su amor por la alta costura y le impulsó a que a desarrollar su talento cosiendo para conocidos, ya en su ciudad natal. Además, una amiga francesa de su madre alimentó la instintiva creatividad del modisto al enseñarle algunos ejemplares de revistas de moda.

Mintió sobre su edad para ingresar en la "École des Beaux-Arts" de Túnez donde estudió escultura. Allí aprendería a analizar detenidamente las proporciones del cuerpo humano y el comportamiento de los volúmenes. Lecciones que quedarían impresas en su trabajo en el mundo de la moda.

Después de su graduación, Alaïa trabajó como asistente de costura y pronto comenzó a crear atuendos para clientes privados. En 1957 se mudó a París para trabajar en la moda. Comenzó trabajando para Christian Dior, donde duró solo cinco días cosiendo etiquetas antes de ser despedido. Por lo que se fue a Guy Laroche durante dos temporadas, trabajo que debía compaginar a su vez con el de mayordomo de la Marquesa de Mazan para poder mantenerse. En 1960, La Familia Blegiers lo contrató durante los siguientes cinco años como mayordomo y modisto. La relación con la condesa y sus amistades le dieron acceso a un círculo glamoroso y selecto de la vida social parisina, unas clientas que le seguirían cuando pasados los años se estableciera por su cuenta.

Tras trabajar para la familia Blegier, colaboró junto a Thierry Mugler hasta que inauguró su primer taller en el pequeño departamento que poseía en la calle Bellechasse en los años 1970. Fue en este diminuto lugar de trabajo en donde durante casi veinte años vistió de manera privada la jet- set mundial, desde Marie-Hélène de Rothschild hasta la novelista Louise de Vilmorin, pasando por la actriz Greta Garbo, quien solía visitarlo de incógnito para las pruebas de vestuario.

Su primera colección prêt-a-porter para Charles Jourdan en 1970 no fue bien acogida, pero con el tiempo los editores de moda comprendieron y se amoldaron a la modernidad elegante del modisto tunecino.

Su éxito a nivel mundial era innegable. Este diseñador enseña sus propuestas cuando quiere sin reparar en el calendario de las pasarelas internacionales, y los editores jamás se pierden sus desfiles. A mediados de los años 90, Alaïa se esfumó de la escena de la moda, pero continuó dedicándose a clientela privada con gran éxito comercial con sus colecciones ready to wear, mostrándolas en su propio espacio en el corazón del Marais, donde estableció su taller, showroom y tienda.

En 2000, Alaïa unió fuerzas con el grupo Prada, aunque en 2007 recuperaría su marca de ropa a pesar de seguir siendo Prada quienes producen y desarrollan sus zapatos y accesorios de cuero. En el 2000 también realizó una exhibición en exclusive en el Museo Guggenheim de Nueva York, confirmándose como una de las mayores influencias contemporáneas de la moda. Alaïa todavía diseña.

Azzedine Alaïa es, a día de hoy, un diseñador estrella dentro del 'star system'. Sus modelos, respetuosos con las curvas femeninas pero elegantes al mismo tiempo, son de los más deseados. Celebrities de toda índole los llevan: Madonna, Tina Turner, Gwen Stefani, Lean Rimes, Heidi Klum, Mariah Carey, Victoria Beckham, Ashley Olsen, Katie Holmes, Vanessa Traina, Julia Roberts, Jada Pinkett Smith, Stephanie Seymour, Katherine Heigl, Lady Gaga, Cameron Diaz y Naomi Campbell, Megan Fox o Miranda Kerr para deslumbrar en la alfombra roja, o incluso Michelle Obama para ir al ballet de Nueva York.

 

COMENTARIOS