Roberto Verino

Diseñador Wiki
Roberto Verino
Ver artículo Las divas de Roberto Verino

Verín, una pequeña localidad de Ourense, fue el lugar que vio nacer en el año 45 a Roberto Verino, uno de los diseñadores españoles más importantes del panorama nacional e internacional. Allí vivió hasta que decidió irse a París a estudiar Bellas Artes. Fue entonces cuando descubrió su pasión por la moda, un enamoramiento definitivo que dura ya tres décadas.

En los años 80 volvió a España para fundar su propia firma, Roberto Verino, con la que alcanzó el éxito cuatro años después en la pasarela Cibeles, gracias a una colección prêt-à-porter tan sencilla como llena de elegancia. Esta misma pasarela premió la colección del diseñador como la mejor del año 91.

Los años 90 abrían sus puertas, literalmente, a los diseños de Verino. En España con la apertura de su propia tienda, después en Portugal, y en Londres y Estados Unidos gracias a los acuerdos de la firma con los almacenes Harrod's y Saks respectivamente. Todos aquellos éxitos supusieron un revulsivo para el diseñador que rápidamente diversificó su trabajo hacia el terreno de los accesorios, relojes, gafas...; los perfumes, la moda masculina, la cerámica, el interiorismo... llevando su personal atmósfera a todas las esferas artísticas de la vida cotidiana. También crecieron sus inversiones, abrió varios espacios en Méjico, participó en exposiciones como la del Museo del Traje que premiaba sus 25 años en la moda (posteriormente fue llevada a Nueva York) y fundó la Asociación de Creadores de Moda de España junto a los diseñadores Jesús del Pozo, Antonio Pernas, Ángel Schlesser y Modesto Lomba.

Aunque sus miras han sobrepasado el sector del diseño para dirigirse al vitivinícola. En 1996 montó las bodegas Terra do Gargalo, un proyecto conjunto con padre y sus hermanos para producir vinos gallegos que probaron hasta los paladares del otro lado del charco.

La carrera de Verino ha estado plagada de triunfos. Sus prendas son prácticas, elegantes y realistas, dirigidas a una mujer urbana que no renuncia a la sofisticación pese a su ritmo imparable. Tienen ese punto de atemporalidad que hacen de un Verino una apuesta segura. Todas esas cualidades han forjado su éxito sobre la pasarela, a pie de calle y en forma de galardón. Como la Aguja de Oro, el máximo galardón de la prensa especializada española al mejor creador internacional, que recibió en dos ocasiones. Y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes por toda su trayectoria (2008).

Roberto Verino, treinta años de trabajo entregados a vestir a hombres y mujeres con verdaderas obras de arte.

 

 

COMENTARIOS