¿Son los acuerdos prematrimoniales el fin de la magia del amor?

Para muchas parejas el hablar de un acuerdo prematrimonial todavía es un tema tabú a pesar de todas las ventajas que puede llegar a representar si se pone punto y final a la relación.

Fotograma de 'Guerra de novias'/ 20th Century Fox.
Fotograma de 'Guerra de novias'/ 20th Century Fox.

Se acerca San Valentín, la fecha de los enamorados, el día en el que la exaltación del amor y las demostraciones de afecto y cariño se multiplican. Muchos incluso escogen ese día para declararse y pedir matrimonio a sus parejas. Sin embargo, cuando uno de los futuros contrayentes plantea regular un acuerdo prematrimonial, son muchos los que afirman que “es frío y poco romántico”.

Desde ABA Abogadas, la letrada Elena Benítez, especialista en Derecho de Familia, profundiza en el tema ya que según nuestra legislación, de forma implícita o explícita, los matrimonios están sujetos a algún tipo de acuerdo prematrimonial.

Los acuerdos prematrimoniales según el Código Civil

Hoy en día es habitual que la prensa del corazón publique historias de divorcios de famosos y de sus controvertidos acuerdos prematrimoniales. No obstante, es necesario aclarar qué se entiende por acuerdo prematrimonial: se trata de un contrato prenupcial que, con carácter general, regula medidas de carácter económico y que únicamente entrarán en vigor en caso de divorcio.

A este tipo de acuerdos en España se les conoce como “capitulaciones matrimoniales” y lo que regulan son los términos económicos que van a regir su relación y también tras el divorcio, en su caso. Lo habitual es que las parejas decidan “otorgar capitulaciones” antes de contraer matrimonio, aunque también pueden hacerlo una vez que ya se han casado.

Gossip Girl
Fotograma de 'Gossip Girl'/ The CW.

El acuerdo prematrimonial más frecuente es el que determina el régimen económico del matrimonio. A este respecto, nuestro Código Civil, diferencia entre tres tipos:

  • Gananciales. Ambos cónyuges deciden crear un patrimonio común. Éste es el que se aplica por defecto, es decir, si no se ha firmado ningún tipo de acuerdo previo.
  • Separación de bienes. Ambos cónyuges deciden administrar de forma separada el patrimonio de cada uno de ellos y contribuir en proporción a sus ingresos a los gastos comunes.
  • Participación. Cada uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por el otro cónyuge durante el tiempo en que dicho régimen haya estado vigente. Es un régimen de beneficios, es decir, que sólo opera cuando uno de los cónyuges ha obtenido un resultado favorable, pero que en ningún caso se trata de una participación en las pérdidas. Si, tras el matrimonio, el patrimonio de uno de los cónyuges se mantiene igual que al inicio y el del otro decrece, no existe ninguna obligación de compensar: la obligación lo es sólo cuando uno de los patrimonios arroje un resultado mayor que el que tenía inicialmente.

Acuerdos económicos y otro tipo de regulaciones

Existen otras medidas de carácter económico que también se pueden regular como. por ejemplo, fijar una indemnización para uno de los cónyuges en caso de divorcio, e incluso fijar de antemano qué sucedería con el patrimonio generado durante el matrimonio. Lo que se intenta con estos pactos o acuerdos es dejar regulado qué sucedería con los bienes comunes en caso de divorcio, haciéndolo en un momento en el que se garantiza mayor objetividad y buena fe que en plena crisis matrimonial.

¿Son los acuerdos prematrimoniales el fin de la magia del amor?
Fotograma de 'Guerra de novias'/ 20th Century Fox.

Otro aspecto sobre el que también se puede pactar (previamente al matrimonio) es sobre las medidas paternofiliales, aunque no es lo habitual. Hay parejas que además de fijar la naturaleza económica de su relación, optan por regular la guarda y custodia, régimen de visitas y pensión de alimentos de sus futuros hijos. Este tipo de medidas son más comunes en países como Estados Unidos, pero la realidad en España es que al tratarse de medidas de orden público procesal -es decir, que afectan a menores-, son revisadas por el Juzgado de Familia competente, siendo el Juez el encargado de determinar, en última instancia, la validez de tales acuerdos.

Conclusión

La realidad es que para muchos tratar este tipo de temas antes de darse el “sí, quiero” puede resultar frío y poco romántico. Sin embargo, comenzar una vida en común aclarando la situación económica de la unidad familiar se está convirtiendo en algo habitual y casi recomendable. Hoy en día, el papel económico del hombre y de la mujer está cada vez más equilibrado, por lo que regularizar determinados aspectos ha dejado de ser un tema tabú.

Nuestras abogadas

ABA Abogadas, despacho de abogadas fundado en 1995 por Cristina Almeida y Ana Clara Belío bajo la premisa de ofrecer a los particulares un servicio jurídico con la calidad de los grandes despachos. El bufete está especializado en Derecho de Familia, Laboral y Penal. El despacho cuenta con un equipo de 6 socias, 7 abogados y 3 personas dedicadas exclusivamente a la atención al cliente, así como expertos colaboradores en distintos temas. El despacho ha atendido a más de 5.500 clientes y unos 500 nuevos clientes al año.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS