Navidad, ¿dulce Navidad?

Villancicos, luces, alegría, cariño…la Navidad es, para muchos, símbolo de todas estas cosas, sin embargo, la apatía y la tristeza se apodera de mucha gente.

Navidad

Villancicos, luces, alegría, cariño…la Navidad es, para muchos, símbolo de todas estas cosas, sin embargo, la apatía y la tristeza se apoderan de mucha gente cuando llegan estas fechas. Te damos algunos consejos para afrontar la navidad de una forma positiva.

 

El constante bombardeo navideño en los comercios, en los medios de comunicación y en las calles, hacen que el espíritu de la Navidad llegue, quieras o no, pero lo primero que debes tener en cuenta es que las fiestas navideñas tendrán la importancia que tú quieras darles: olvídate de convencionalismos y de lo que se “supone” que se tiene que sentir o lo que se tiene que hacer en esos días. Cada persona tiene unas circunstancias, unas preferencias y unos gustos, por lo que la forma de celebrar la Navidad es muy personal.

 

 

Asimilación y alternativas

 

 

Es muy importante que asumas tu situación personal y le saques el máximo provecho. Puede que en este momento no tengas pareja, vivas lejos de los tuyos o te encuentres sin trabajo. Por eso, lo más importante, es que adaptes los planes a esas características personales. Por ejemplo, para mucha gente, el dinero se vuelve un verdadero quebradero de cabeza durante los días de Navidad y no se nos debe olvidar que no son necesarios los mejores manjares ni grandes regalos para compartir tiempo con la gente que queremos ya que, al fin y al cabo, es de lo que se trata.

 

Si el ambiente familiar no te va demasiado y te supone un verdadero problema, busca planes alternativos. Cada vez hay más gente que aprovecha las vacaciones de navidad para hacer un viaje de “desconexión navideña”. Puede sonar a tópico y, realmente, la Navidad está llena de ellos, pero la mejor forma de afrontar estos días es tratar de ser positivas: no es momento de lamentarse por lo que no tenemos o centrarnos en lo negativo de nuestras vidas, nos sentiremos mucho mejor si valoramos lo positivo y pensamos en los motivos que podemos tener para sentirnos bien.

 

También son muchas las mujeres que se ven sobrepasadas por los compromisos y los preparativos típicos de la Navidad. No dejes que lo que puede ser un motivo de alegría, como reunirte con amigos o familia, se convierta en algo estresante y desagradable. Planificarte y relativizar la importancia de según qué cosas te será muy útil.

 

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es, que si una familia se lleva mal, no va a llevarse mejor por muchos villancicos y zambombas que suenen. A veces, evitar “reuniones” poco deseadas es la mejor forma de que no haya conflictos.

 

La Navidad nos permite tener más tiempo para los nuestros o para nosotras mismas, la podemos celebrar como nos apetezca y cambiar las tradiciones según nos convenga. Vive tu propia Navidad y haz de esta fiesta algo positivo y personal.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS