Belleza -- #Beatips

Llega el frío: aprende a cuidar tus labios

Algunas zonas de nuestro cuerpo, por sus características, tienden a ser más vulnerables que otras: las manos, los ojos o las uñas son los ejemplos más evidentes. A esta lista conviene añadir los labios, estos grandes protagonistas de nuestro rostro, en contacto constante con el aire, la contaminación, los alimentos, o incluso con otras personas (si es tu pareja, mejor que mejor), por lo que necesitan un cuidado constante. Al no crear sebo, esta capa que produce la piel para protegerse, los labios son más vulnerables a los ataques. Sea cual sea la temporada, las agresiones son múltiples y toca adaptar cada uno de los cuidados.

Conseguir labios perfectos depende de dos pasos básicos: la  exfoliación y la hidratación. Existen numerosos productos adaptados a cada tipo de labio cuyo efecto es muy concreto. Hidratar, reparar, refrescar, dar volumen…pueden acumular hasta tres efectos. Con la exfoliación, el objetivo es sencillo: eliminar todas las pequeñas células y pieles muertas que se acumulan para conseguir una superficie totalmente uniforme y suave. Este paso es fundamental, sobre todo antes de la aplicación de un pintalabios. La hidratación permite, al igual que para la piel, proteger y nutrir en profundidad la zona. Lo ideal es utilizar un bálsamo labial a base de componentes vegetales como el aloe vera y aplicarlo varias veces al día. Si el producto cuenta además con una protección solar, no tendrás que hacer nada más protegerte. Existen, además de los bálsamos y las cremas, mascarillas que garantizan una hidratación total en apenas 20 minutos. Todo un milagro.

Ante la llegada del otoño, te proponemos elegir tu pócima mágica en una selección de 15 productos para el cuidado óptimo de tus labios. Apúntate todos los consejos para tenerlos perfectos estés donde estés (su protección depende de muchos factores, entre otros, lo que ingieres en tu día a día) y nuestras recetas caseras. Para situaciones de emergencia o sencillamente, por tu propio placer, puedes crear tu producto. Miel, yogur, karité…crea con unos ingredientes básicos crear la crema de tus sueños en unos minutillos. Que el otoño no te impida besar, beber y disfrutar.