Acné: qué deberías hacer (y qué no) para presumir de una piel impecable en verano

¿Cómo deberías cuidar una piel con imperfecciones durante los días más calurosos del año? Hablamos con una doctora para descubrirlo, ¡no te lo pierdas!

Los expertos de la Academia Española de Dermatología y Venereología explican que el acné es un proceso sumamente frecuente, visible y poco estético que incide sobre tramos de edad donde la imagen corporal es fundamental para conseguir una buena calidad de vida. ¿Pero cómo cuidar la piel con acné durante los meses más calurosos del año? Hablamos con la doctora María Rogel, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén La Moraleja. 

Lo que SÍ debes hacer para cuidar tu piel con acné en verano

La experta señala que esto es lo que deberíamos hacer durante los días de verano: 

  • Seguir con el tratamiento pautado por tu dermatólogo. Si estás siguiendo un tratamiento médico específico para el acné, no debes dejarlo en los meses de verano, salvo que tu especialista te lo indique. Consulta con tu dermatólogo cualquier cambio que quieras hacer en tu rutina de cuidado facial o en tu terapia.
  • Reforzar la limpieza. En los meses de calor es, si cabe, más importante que nunca la limpieza de las pieles acneicas para retirar restos de sudor, cosméticos, crema solar… Y evitar la obstrucción de los folículos pilosebáceos y la aparición de granos. La limpieza debe hacerse con productos adecuados para este tipo de pieles.
  • Utilizar fotoprotectores adecuados. Siempre se debe protector solar específico para pieles acneicas, para evitar así un aporte extra de grasa que pueda empeorar el acné sin dejar de protegernos del sol. Tanto si tenemos lesiones activas de acné como marcas residuales, es importante protegerse de forma adecuada para evitar que aparezcan hiperpigmentaciones en esas zonas.
  • Exfoliación de la piel. Es recomendable exfoliar la piel, habitualmente con una o dos veces en semana es suficiente, aunque en pieles muy grasas puede ser conveniente realizarlo algo día mas. En verano la capa córnea de la piel tiende a engrosarse debido a la exposición solar. Además con la sudoración y el calor los poros se dilatan y pueden acumular mayor cantidad de residuos y sebo. Realizando una adecuada exfoliación renovamos la capa córnea aportando luminosidad a la cara y limpiamos los poros de residuos que puedan acumularse a lo largo del día.
  • Maquillajes ligeros. Si nos maquillamos, utilizar preferiblemente maquillajes en textura ligera tipo BB cream o polvos que eviten la obstrucción del poro y la aparición de granitos.
  • Cuidar la alimentación e hidratarnos. Debemos aprovechar esta época para llevar una dieta rica en frutas y verduras de temporada e hidratarnos de forma adecuada. En verano solemos comer más fuera de casa, siendo recomendable evitar excesos en comidas ricas en grasa o hidratos de carbono. Los excesos y una peor alimentación pueden contribuir a un agravamiento del acné.

Lo que NO debes hacer para cuidar tu piel con acné en verano

La experta detalla que estas son las prácticas que deberíamos realizar en verano: 

  • Tomar el sol. Existe un mito muy extendido que dice que el acné mejora o remite en verano gracias a la acción del sol. Los baños de sol resecan la piel y tienen cierta acción antiinflamatoria transitoria sobre el acné pudiendo dar la sensación de que los granitos desaparecen. Sin embargo, esto a menudo produce un efecto rebote con empeoramiento posterior. Debemos recordar que la causa del acné es la hiperproducción de sebo, un factor que no se reduce con la exposición solar.
  • No aplicarte crema solar. Es frecuente que las personas con acné no usen fotoprotectores porque piensan (erróneamente) que las cremas solares aportan grasa a la piel y favorecen la aparición de granos. En este sentido, los dermatólogos insistimos en que las personas con acné deben usar filtros solares para evitar quemaduras, fotoenvejecimiento y cáncer de piel, aunque en su caso deban decantarse por fórmulas no comedogénicas y oil free.  Además, las personas con acné deben tener en cuenta que no protegerse adecuadamente del sol favorece la hiperpigmentación de las marcas de acné y la formación de cicatrices más evidentes. Tomar el sol sin control con la esperanza de hacer desaparecer los granos es contraproducente además porque multiplica el riesgo de sufrir acné estival, también llamado acné Mallorca, un tipo de acné inflamatorio directamente ligado a las épocas de exposición solar.
  • Interrumpir el tratamiento médico. Pensando que el acné mejora espontáneamente en verano, muchos pacientes aparcan el tratamiento médico pautado por el dermatólogo. Es un error que favorece las recaídas y la aparición de brotes de acné.
  • Experimentar con la rutina cosmética. Evitar iniciar o intensificar tratamientos como el retinol o los ácidos sin la supervisión de nuestro dermatólogo, ya que de hacerlo por nuestra cuenta podemos sufrir irritaciones cutáneas. Esto es especialmente peligroso en verano ya que estas irritaciones sumadas a la exposición solar pueden provocar la aparición de quemaduras, manchas en la piel u otros problemas más graves.
  • Tocarnos los granos. Aunque esta regla es válida y aplicable a todas las épocas del año, es vital no manipular las lesiones en épocas de sol. Esto favorecerá el riesgo de hiperpigmentaciones postinflamatorias y cicatrices permanentes al exponernos al sol. 
Magdalena Fraj

Magdalena Fraj

Periodista de vocación, amante de la moda y 'beauty junkie'. Con 5 años me convertí en la estilista de mi madre y en ese momento descubrí lo que quería hacer con mi vida. Soy de las que todavía siguen viendo 'Sexo en Nueva York' en bucle y que aún suspiran por un libro en papel. En mi tiempo libre me pierdo por las calles de Madrid en la búsqueda de los mejores restaurantes italianos.

Continúa leyendo