Adapta tu rutina de skincare al invierno

Recopilamos los mejores consejos para que puedas adaptar tu rutina de cuidado facial al invierno y hacer que tu piel sufra mucho menos

Todas las rutinas se adaptan a las situaciones, en el caso de las de cuidado facial tenemos que tener en cuenta distintos factores como nuestro tipo de piel, si contamos con rojeces, acné, signos de la edad, sequedad en zonas localizadas...pero también debemos tener en cuenta nuestro entorno exterior, por lo que en las distintas estaciones, sobretodo si hablamos de verano e invierno, nuestra rutina de skincare necesita cambiar.

Durante el invierno la piel sufre por distintas causas, entre ellas los choques de contraste de temperatura al pasar de sitios interiores a exteriores o el frío gélido de algunas temporadas que produce sequedad y deshidratación. Algunos síntomas que podemos comenzar a notar en nuestra piel son: rojeces, algunos parches de piel extremadamente seca o picor.

El primer paso que debemos modificar es el limpiador, por lo general el resto del año solemos utilizar un limpiador líquido, en gel o aguas micelares, pero durante el invierno lo más recomendable pasa a ser algún limpiador en formato leche o crema. Este cambio aportará mucha más hidratación en nuestra rutina y evitará la piel seca o con algunos parches. 

La leche desmaquillante antipolución de Chanel es una de las opciones ideales a las que podemos optar si queremos conseguir una limpieza e hidratación en profundidad. Retira todo tipo de maquillaje incluido cualquier producto waterproof o de larga duración, elimina impurezas o suciedad producidas por la contaminación exterior y cuenta con una textura muy cremosa.

Al igual que el limpiador, debemos cambiar nuestra crema hidratante. Seguramente en verano debido al calor y los excesos de sudor nos apetezca hacer uso de cremas con texturas muy ligeras, que no produzcan sensación de pesadez en nuestra piel y nos aporten una mucha frescura. En invierno pasa todo lo contrario, empezaremos a notar la piel tirante y seca, buscaremos productos con una textura mucho más rica y densa que nos aporten hidratación profunda.

Clinique Moisture Surge 100 Horas Gel-crema Auto-rehidratante es una de las opciones para cumplir con esa profunda hidratación de la que hablamos. Su textura gel la convierte en una crema ligera pero que a su vez penetra en profundidad, traspasando más de 10 capas de nuestra piel y con una duración de hasta 100 horas. Contiene aloe en grandes cantidades y ácido hialurónico.

Si pensamos en brumas faciales nuestra mente va directamente al verano, consideramos que es un producto muy veraniego por su formato, un spray refrescante que aporta luminosidad a la piel es ideal para épocas de calor, pero también lo es para épocas de frío. En invierno, las brumas faciales pueden aportar un plus de hidratación que no podrías obtener con otros productos. El único factor a tener en cuenta es que no estén compuestas únicamente por agua, deben contar con algunos ingredientes que puedan ayudar a retener la humedad de la piel.

La bruma facial de aloe vera, plantas aromáticas y agua de rosas de Mario Badescu es perfecta para esta época. El plus de hidratación viene de la mano del tomillo y la rosa, dos de sus ingredientes principales.

Naima Benhir

Naima Benhir

Una apasionada más del mundo de la moda y de lo digital. ¿Mi mayor hobbie? Crear todo tipo de contenido para cualquier plataforma. Empecé en Youtube y pasando por Instagram, ahora sigo con tiktok y también escribo en Marie-Claire.es

Continúa leyendo