Antioxidantes por vía tópica y oral: los guardianes de tu piel

Hoy en día todos sabemos que la oxidación es "sinónimo" de envejecimiento, y no sólo a nivel cutáneo: nuestros órganos también se oxidan y con ello, envejecen.

Antioxidantes por vía tópica y oral: los guardianes de tu piel

Pero, hablando en términos científicos, ¿qué es exactamente la oxidación?

La oxidación es la transformación química de un cuerpo, como consecuencia de la acción de un oxidante; esa transformación hace que la naturaleza de dicho cuerpo se vea alterada. El proceso oxidativo da lugar a unas especies llamadas radicales libres, unas moléculas muy inestables. Para recuperar su estabilidad, modifican a moléculas de su entorno y las deterioran. Por tanto, la oxidación genera una reacción en cadena que daña muchas estructuras... 

Es aquí donde entran en acción los antioxidantes. Su misión es neutralizar a los radicales libres y detener así el daño que generan. Algunos ejemplos son la vitamina C, la vitamina E, el Selenio, los carotenos y el glutatión.

En nuestro cuerpo, los procesos bioquímicos generan multitud de radicales libres, así que, sólo por el hecho de estar vivos exponemos a nuestras células a su acción dañina. Pero la naturaleza es muy sabia y nuestro organismo cuenta con su propio pool de antioxidantes para protegerse: entre ellos, destaca el glutatión. Otros, como las vitaminas C y E no pueden ser producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que el aporte debe ser externo, a través de los alimentos que consumimos o de suplementos alimenticios.

Antioxidantes por vía tópica y oral: los guardianes de tu piel

Por otra parte, estamos expuestos a un montón de agentes externos que oxidan, como son el sol, el tabaco o la contaminación.

De todo esto podemos deducir que el aporte de antioxidantes por vía externa, tanto tópica como oral, es más que necesario: es determinante para mantener nuestras estructuras en buen estado y retrasar su proceso degenerativo.

Existen multitud de cosméticos formulados con vitamina C (ácido ascórbico y sus derivados). Éste es el antioxidante más comúnmente utilizado por vía tópica. Aunque nuestra dieta mediterránea está cargada de ellos -los carotenos del tomate y la zanahoria, la vitamina C en los cítricos- no está de más acompañarla con algún complemento vía oral que contenga otros antioxidantes como el Selenio, el Glutatión o la Coenzima Q10.

Así que, ya sabes: ¡no dejes tu piel sin guardianes y apúntate a los antioxidantes por vía tópica y oral!

Por: The Secret Lab (C/ Blanca de Navarra 2, Madrid).

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS