Cinco errores que estás cometiendo al limpiarte la cara

¿Realizas correctamente este paso en la rutina facial? ¡Estos son los errores más comunes a la hora de limpiar el rostro!

La limpieza facial es, posiblemente, el paso más importante de todos en la rutina de belleza. De día y de noche, esta costumbre no puede faltar si el objetivo es mantener un estado óptimo, saludable y luminoso de la piel. “Una buena rutina cosmética empieza siempre por una correcta limpieza”, destaca Candy Hernández, experta en medicina estética en Candhé Clinic. La limpieza es un gesto vital que permite eliminar no solo el maquillaje, si no también restos de cosméticos, de productos solares y otras impurezas que se acumulan en la piel a lo largo del día, como las provenientes de la contaminación, polvo o incluso células muertas. ¿Entiendes ahora su relevancia?

Seguramente te laves la piel a conciencia a diario… pero ¿sabes si de verdad lo estás haciendo bien? La experta nos enumera algunos de los errores más comunes que pueden empeorar la calidad de la piel, a la hora de lavarse el rostro. ¿Te suena alguno de ellos? Es posible que lo hayas cometido alguna vez… ¡y así puedes solucionarlos de forma fácil!

Error 1: Usar agua demasiado caliente. “Aunque en invierno y en los días en los que hace frío resulta muy agradable, el usar agua que esté demasiado caliente puede comprometer la barrera natural de la piel y provocar irritación y deshidratación, además de otros problemas”, subraya la doctora. La solución es utilizar agua templada (ni fría ni caliente), que sea más respetuosa con la piel y la limpie sin comprometerla.

limpieza
iStock

Error 2: Exfoliarse diariamente. Si usas a diario un limpiador con exfoliantes físicos (como gránulos o partículas) esto puede provocar inflamación, infecciones e incluso empeorar condiciones como el acné. La solución pasa por limitar la exfoliación a una vez a la semana y por no usar activos potentes como el retinol en la misma noche. Mejor que los alternes a lo largo de varios días.

Error 3: Hacerlo demasiadas veces. “Lo normal es lavar el rostro dos veces al día -al levantarse y antes de acostarse- y con ello es más que suficiente”, apunta la experta. Sin embargo, hay gente que lo hace más a menudo, sobre todo si practica algo de deporte. Si es tu caso, escoge limpiadores que sean suaves que no tengan exfoliantes y acorta el tiempo de lavado.

Error 4: Olvidar la zona del cuello. “El cuello es una de las zonas del cuerpo más expuestas a factores externos y en la que también debería aplicarse a diario protector solar y otros tratamientos. Por lo tanto, es necesario retirar los restos de producto cada noche, al igual que en el resto del rostro”, comenta la doctora.

Error 5: Usar toallas sucias. Las toallas acumulan bacterias, no es un mito. Si te secas el rostro, recién limpio, con una toalla que lleva varios días sin lavar, es peor que si no te lo lavas. La solución es simple: cambia la toalla a diario para evitar que en ella habiten las bacterias que pueden llegar a tu piel y causarte problemas como el acné.

Continúa leyendo