¿Cuándo y por qué empezar a utilizar un sérum?

3 minutos

¿Has llegado a los 30 y sigues aplicando únicamente crema hidratante? Cambia tu rutina de belleza añadiendo el sérum para tu rostro, lo notarás.

Puede que ya lo sepas todo sobre el sérum. Puede que tengas menos de treinta y ya lo hayas utilizado. O puede que sea la primera vez que, tras leer este artículo te plantees cambiar tu ritual de belleza del día a día y añadas el sérum como mejor aliado para cuidar tu piel.

Si tienes 30 y aún no lo has utilizado, es el momento de empezar a ponerte un sérum que garantice unos cuidados más profundos y específicos que los que nos proporciona la crema hidratante.

istock
Istock

Crees que lo sabes todo sobre el sérum?

La piel de una mujer de 30 años empieza a adquirir unas nuevas necesidades que no tenía a los 20. Si bien, no es el momento para tratamientos muy drásticos antiedad pero sí que lo es para profundizar con ciertos matices que aparecen con el paso del tiempo. Para luchar contra ellos llega el momento de empezar a utilizar un sérum a diario, lo mejor para completar los efectos de la crema hidratante.

Pero, ¿qué es un sérum?

Estos productos se caracterizan por su textura ligera (podríamos traducirlo como "suero"), nada grasienta y absorbente en el momento. De hecho, su función no es hidratar, por lo que se hace imprescindible aplicar después nuestra crema hidratante habitual. El sérum es un producto con una altísima concentración de activos, lo que hace que actúe en las capas más profundas de la piel.

¿Para qué sirve el sérum?

Depende de las necesidades, hoy en día existen una variedad de sérums para que cada mujer pueda utilizar el que más le conviene, aunque la mayoría suelen tener propiedades antiedad. Sirven para rellenar las arrugas, para vencer la flacidez, para dar tono a la piel, para regenerar, despigmentar o como potente antioxidante. Potencian el efecto de la crema hidratante habitual.

Istock
Istock

¿Cuándo me lo debo aplicar?

Lo normal es utilizarlo por la mañana y por la noche, antes de la crema hidratante y después de haber limpiado bien el rostro. Hay algunos que pueden utilizarse como sustituto de la crema hidratante pero, como decíamos anteriormente, pocos hidratan lo suficiente como para aguantar todo el día. Además, no tienen factor protección solar, por eso recomendamos que lo apliques como un complemento más.

¿En qué se diferencia de la crema hidratante?

  • Los sérums tienen una concentración de activos mucho más alta que una crema.
  • La textura es mucho más fresca y ligera, se absorbe en un tiempo récord y no deja nunca sensación grasa.
  • La mayoría de las veces el sérum carece de fragancia.
  • Los sérums vienen en un dosificador que nos asegura la cantidad adecuada. Con una o dos gotas tendremos para extender por todo el rostro y el cuello.
  • La aplicación del sérum suele ser muy sencilla dado que se absorbe al instante, basta con una pasada con los dedos.

Cuidar tu piel a diario es una acción que debes establecerte como una rutina. Añáde el sérum a tu ritual y sentirás cómo te lo agradece tu piel.

Etiquetas: arrugas, crema hidratante, serum

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS