Cuida tus labios en invierno: los trucos que transformarán tu boca

Con la llegada de la temporada de frío, nuestros labios sufren y se estropean. Toma nota de cómo cuidarlos para lucirlos como nunca este invierno.

Cuida tus labios en invierno: los trucos para que no se deshidraten los labios
Imaxtree

Los labios son una de los partes de nuestro cuerpo que más dicen de nosotros, ya que aportan personalidad al rostro y al mismo tiempo sirven para mostrar nuestras emociones. Por ello debes llevarlos cuidados e hidratados.

Y es que proteger los labios es siempre importante, pero se vuelve aún más necesario durante los cambios de estación. El otoño, cuando se sufre el paso del calor del verano al frío, es una de las etapas críticas. Las bajas temperaturas, junto con otros agentes como el aire o los rayos UVA (que siguen presentes), pueden deteriorar la zona, haciendo que tus labios estén resecos y sin brillo.

Y es que es una parte de nuestro rostro que siempre requiere de hidratación extra, por ello es necesario contar con un producto específico que podamos llevar con nosotros a todas horas para aplicarlo siempre que lo necesitemos. Se recomienda el uso de aquellos que contengan vitamina E, ceras naturales y nutrientes como la manteca de karité, por su alto poder hidratante. Y, sobre todo, recuerda nunca humedecer los labios con saliva si los notas resecos, ya que lo único que se consigue es secarlos aún más.

Pero no todo es hidratación. Uno de los primeros pasos si queremos lucir unos labios cuidados y bonitos es la exfoliación, con la que eliminamos células muertas, y que se puede realizar con un cepillo de dientes. A continuación, tras aclarar, debes aplicar un producto de alta hidratación específico para la zona, que le aporte los nutrientes que necesita. El aceite de oliva, por ejemplo, es un gran hidratante. Solo debes aplicarlo con una toallita y dejarlo actuar unos minutos. Luego recuerda aplicar tu bálsamo labial cada vez que lo necesites.

Si todavía no sabes qué producto elegir para el cuidado de tus labios y, sobre todo, qué puede estar ocasionando esa deshidratación masiva te damos las claves de los expertos. 

Tu rutina facial puede estar secando tus labios

Ya sea invierno (o verano) tus grietas en los labios o pellejitos te acompañan siempre y, además, tiendes a humedecerlos con tu saliva y es mucho peor. Quizá la razón es que tu limpiador puede estar produciendo que se sobre-exfolien o pierdan equilibrio en sus niveles de hidratación. "La investigación científica en dermocosmética nos permite crear limpiadores cada vez más sofisticados. No obstante, al ser más potentes, pueden afectar a determinadas zonas, como la de la boca. Determinados productos con principios como los alfa o betahidroxiácidos, presentes en limpiadores para pieles oscuras, con manchas o acné, podrían ejercer una acción de sobre exfoliación en los labios". Explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD. 

Haz curas con tu bálsamo labial

El bálsamo labial será fundamental para evitar una sequedad excesiva en la zona, igual que para revertir cualquier daño o posible pelamiento del tejido. "Pero, también, será un gran aliado para evitar que el limpiador facial llegue al área de los labios. Antes de lavarnos, nos pondremos un poco de bálsamo. Los diferentes activos evitarán que el producto de limpieza llegue a la zona y la sensibilice". Explica Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo