El bótox natural de las royals: es el antiarrugas orgánico que utilizan Meghan Markle y Letizia

Hablamos de la toxina botulínica más deseada por las royal: Meghan Markle y Letizia, entre otras, la utilizan desde casa y ¡sin infiltraciones!

El botox de Letizia
Getty Images

Su popularidad es tal que muchas cremas se han reformulado para que, durante la cuarentena, pudiésemos disfrutar de sus beneficios desde casa. De hecho, son muchas las royal europeas como Meghan Markle o la Reina Letizia que no dudan en incluirlo su versión orgánica en su rutina beauty para un aspecto joven y lleno de vitalidad. Es el componente estrella de los tratamientos de las royal para obtener una piel sin arrugas porque, este componente orgánico que puedes encontrar en algunas cremas, rellena y relaja la piel para conseguir un resultado muy similar a la infiltración de la toxina botulínica pero, desde casa y sin agujas

"Para las pacientes que no quieren inyectarse este tipo de activos proporcionan resultado muy satisfactorios a la hora de controlar los efectos del envejecimiento en nuestra piel", nos explica Fabio di Brisco, farmacéutico de Instituto Médico Ricart y el Laboratorio dermocosmético Dermmia.

¿Qué es el bótox orgánico o biológico?

El botox de Meghan Markle
Getty Images

Las cremas antiedad, concretamente, con bótox orgánico han sido el boom de esta cuarentena, tal ha sido su éxito que han llegado a bautizarle como "el bótox de las royal". En términos más concretos, tal y como nos explica la Dra. Rodríguez Huergo, hablamos del espilantol como el ingrediente protagonista de este bótox, el cual se extrae de la planta Acmella oleracea. "Es una planta con actividad analgésica y antioxidante, antiinflamatoria y por lo tanto antiarrugas, pero lo que no tenemos es que a través de una crema pueda llegar al músculo y que además contenga la cantidad suficiente de concentración para que realice un efecto biorelajante que al final es lo que hace el bótox" comenta la Dra. Rodríguez, directora médico de To Be Aguilar Delgado.

 

 

Seguramente no paras de oír de hablar de él y, si no lo has hecho todavía, te avisamos que lo harás y mucho. Pero queremos saber: ¿cómo funciona el bótox orgánico? ¿qué diferencias presenta frente a la toxina botulínica? ¿por qué está el orgánico/biológico tan de moda? 

Según nos confirma Fabio di Brisco, farmacéutico de Instituto Médico Ricart y el Laboratorio dermocosmético Dermmia, "el Espilantol llamado también “bótox orgánico” es un activo aislado de la Acmella oleracea, es un miorrelajante rápido. Aunque todavía no se conoce su mecanismo de acción, el Espilantol ha demostrado una capacidad miorrelajante rápida y progresiva, incluso en concentraciones bajas.

Se ha demostrado que solo es necesario un 0,6% del extracto para obtener una miorrelajación completa sobre un modelo que reproduce las contracciones musculares. Es interesante observar que los estudios confirman que al cabo de 24 horas, subsiste una eficacia residual en una concentración al 3% de extracto de Acmella oleracea.

Además, un extracto de Acmella oleracea al 0,25% induce una estimulación de la fuerza de contracción de los fibroblastos (mayor interacción células/fibras de colágenos), lo que permite reafirmar y densificar la dermis. Esto se traduce en un efecto perceptible sobre el micro-relieve cutáneo a partir del primer día gracias a la acción ultra-rápida del extracto (botox-like) y una acción duradera al cabo de 28 días de tratamiento. En definitiva, la profundidad y la longitud de las arrugas se reducen, la piel está más lisa y claramente más firme", explica Fabio di Brisco.

 

Diferencia entre Bótox Orgánico vs Bótox

"La diferencia principal del bótox orgánico que incluyen las cremas con el bótox, es que este último se coloca directamente en el músculo y tenemos garantizada su actuación, mientras que la otra opción al ser una fórmula cosmética tiene que atravesar la piel y llegar, no solo al músculo sino en la cantidad adecuada" explica la Dra. Aurora Rodriguez Huergo.

"Efectivamente los resultados muestran que tiene una actividad miorrelajante botox símil, obviamente no podemos obtener el mismo efecto, ya que el poder de control que ejercemos sobre el músculo con la toxina botulínica está muy lejos del que ha demostrado el espilantol. Además hay que tener en cuenta que el bótox se inyecta haciendo que el producto penetre y actúe a niveles más profundos que espilantol, que se usa solo tópicamente es decir en la capa más superficial de la piel, no podemos comparar el efecto de una sustancia inyectable con uno que se usa a nivel tópico, además hasta el momento no hay estudios comparativos entre ambas sustancias", concluye Fabio di Brisco.

 

Aceite de semillas de higo chumbo: el bótox natural

Pero por si aún fuera poco este apunte beauty que hemos descubierto en estos días de confinamiento hay otro ingrediente que deberíamos incluir en nuestro radar, el aceite de semillas de higo chumbo, lo que llaman el bótox natural. “El Opuntia Ficus Seed Oil, nombre técnico de este potentísimo aceite, está considerado como uno de los óleos más preciosos, tanto por sus cualidades como por la forma en la que se extrae. Con él, hemos conseguido que Make my Day dé un salto cualitativo y se convierta en una crema elixir hidratante y rejuvenecedora que aporta bienestar”, Eva Raya, cosmetóloga y co-creadora de Alice in Beautyland.

"Se necesitan cientos de kilos de su fruto para conseguir un solo litro de este oro líquido a través de sus semillas. No en vano es uno de los aceites más caros del mundo. Compuesto por ácidos grasos poliinsaturados omega 3, 6, 7 y 9, polifenoles, esteroles y una cantidad muy elevada de vitamina E, se hace referencia a él como 'el bótox natural', ya que tiene una acción reestructurante de efecto tensor. Aporta un extra de luminosidad, elasticidad e hidratación excepcionales, con una consistencia muy fina de fácil absorción que ayuda a disminuir la apariencia de los poros", nos explican desde Alice in Beautyland.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo