El masaje Ciocco para cuidar la piel del rostro

Existe una nueva forma de aproximarse a los tratamientos faciales en la que interviene la historia de la piel, las energías o la musculatura. Joëlle Ciocco es su mayor representante.

Masaje Ciocco

“Las raíces están aquí”, la facialista Joëlle Ciocco, a cuyas manos confían su rostro Carla Bruni o Sofia Coppola, se señala el corazón. “El masaje comienza en las raíces y continúa hasta el rostro, que representa las hojas y las flores”. El masaje del árbol es la última técnica desarrollada por esta innovadora, bioquímica de formación, que lleva treinta años estudiando lo que ella llama el "ecosistema de la piel".

Este masaje se basa en la energía, y es que, para hacer su trabajo, Ciocco tiene en cuenta la memoria de la piel, la musculatura que la sostiene o la postura corporal. Esta mujer madura, enérgica y de rostro resplandeciente, es la responsable de diseñar los protocolos de aplicación de los productos de L'Oréal Paris para incrementar su eficacia y la creadora de una disciplina propia, la epidermiología.

¿Podemos llevarnos parte de su sabiduría a casa? "La limpieza es lo primordial. Debe hacerse en dos fases: primero, desmaquillar, y luego, limpiar", explica y comienza a darse pequeños pellizcos en la piel desde la barbilla hacia las orejas y subiendo hacia los pómulos. "Este es el masaje casero que tu piel te agradecerá. Hazlo a diario, de tres a diez minutos, lo que puedas. Lo notarás en la firmeza a largo plazo".

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS