¿Conoces el masaje facial Ciocco?

¿Sabías que existía una forma de aproximarse a los tratamientos en la que interviene la piel, las energías o la musculatura? Joëlle Ciocco es su representante.

Masaje Ciocco

“Las raíces están aquí”, la facialista francesa Joëlle Ciocco, a cuyas manos confían su rostro Carla Bruni o Sofia Coppola, se señala el corazón. “El masaje comienza en las raíces y continúa hasta el rostro, que representa las hojas y las flores”. El masaje del árbol es la última técnica desarrollada por esta innovadora, bioquímica de formación, que lleva treinta años estudiando lo que ella llama el "ecosistema de la piel". Considerada una de las mayores expertas en el ámbito de la piel, la bioquímica de formación destaca el aspecto único de cada piel y su evolución. Cada una es el reflejo del tiempo.

Este masaje se basa en la energía, y es que, para hacer su trabajo, Ciocco tiene en cuenta la memoria de la piel, la musculatura que la sostiene o la postura corporal. Esta mujer madura, enérgica y de rostro resplandeciente, es la responsable de diseñar los protocolos de aplicación de los productos de L'Oréal Paris para incrementar su eficacia y la creadora de una disciplina propia, la epidermiología.

¿Podemos llevarnos parte de su sabiduría a casa? "La limpieza es lo primordial. Debe hacerse en dos fases: primero, desmaquillar, y luego, limpiar", explica y comienza a darse pequeños pellizcos en la piel desde la barbilla hacia las orejas y subiendo hacia los pómulos. "Este es el masaje casero que tu piel te agradecerá. Hazlo a diario, de tres a diez minutos, lo que puedas. Lo notarás en la firmeza a largo plazo".  Además de limpiar en profundidad, la experta recomienda no usar productos de varias marcas ya que puede provocar irritaciones. Muchos componentes de productos son incompatibles entre sí y los resultados son visibles en la piel. Elige una crema con SPF elevado para asegurarse de que la piel está realmente protegida y procura sobre todo cuidar tu alimentación y adoptar buenos hábitos.

Otros masajes faciales que funcionan (de verdad)

Masaje ciocco

Pellizcar, alisar, presionar y hacer muecas. Ya conoces los pasos básicos de la rutina de masaje antienvejecimiento. Algunas técnicas de masaje faciales ancestrales, que siguen estos pasos demostraron, toda su eficacia. Es el caso del Kobido, una técnica japonés cuyo poder alisador es espectacular. Además de tonificar los musculos y dar al rostro un aspecto fresco y luminoso, reequilibra las energías vitales y confiere una relajación única. Aunque son pocos los expertos que sepan reproducir a la perfección este masaje, algunos centros han desarrollado un tratamiento parecido basado en la limpieza, la exfoliación el drenaje, el estiramiento y la iluminación. Un masaje completo que dura aproximadamente una hora y tiene casi los mismos resultados que un lifting.

Otro masaje asiático que promete resultados sorprendentes es el Qi Gong. Practicado por la medicina tradicional china, permite una máxima relajación además de eliminar los signos de cansancio y de prevenir las arrugas. Es un masaje muy suave que consiste primero en pellizcar los ojos y las mejillas, antes de favorecer la circulación con una fricción de la frente y finalmente de la zona de la boca con un masaje de un dedo unos 15 segundos.

CONTINÚA LEYENDO