En Londres con Estée Lauder

María Elvira. MADRID, 18 de junio de 2007. Nuestro refugio en la ciudad: el hotel St. Martins Lane, un moderno -casi postmoderno- resort urbano, firmado por Philippe Starck, en el corazón de Covent Garden. Un lugar en movimiento no tanto por sus huéspedes, ávidos de ciudad, sino por la tendencia de noche imperante: copa tranquila en hotel de moda (una idea que ha comenzado a importar España). Sus reclamos para noctámbulos son dos: el restaurante "Asia de Cuba", por obra de Jeffrey Chodorow, y el "Light Bar", famoso por sus cócteles y decorado con simpáticas, y enormes, fotografías de Jean Baptiste Mondino. Hacía catorce años que Estee Lauder no convocaba a la prensa internacional de manera conjunta. Lo hizo para presentar "Idealist Pore Minimizing Skin Refinisher", la reformulación de "Idealist", uno de los productos de la firma norteamericana preferidos por las consumidoras. El nuevo "refinador de la piel y reductor de poros" -tal es su promesa- se podrá adquirir en España el próximo septiembre. Del limón "Starck" para las paredes del St. Martins salimos a un Londres soleado. Es mañana de viernes. Sólo diez minutos andando nos separan de "The Imagination Gallery", el lugar escogido por Estée Lauder para la presentación. Unos días antes, Gordon Brown anunciaba en el mismo lugar su candidatura para suceder a Tony Blair. Ahora, la pancarta con logo de campaña política ha sido sustituida por flores blancas y grandes paneles con la que será la imagen publicitaria del nuevo producto de belleza. Nos recibe un afable doctor Maes, vicepresidente de I+D de los laboratorios, y Lise Jorgensen, vicepresidenta de desarrollo de productos nuevos para tratamiento. Con ejemplos claros y como en un juego de interacción, los expertos explican los descubrimientos que les han llevado a la avanzada fórmula del nuevo "Idealist", una crema y un ideal para muchas mujeres que ven en los puntos negros a los más frecuentes intrusos en su piel. Otro ideal alcanzable: ¿por qué no quedarse en Londres el fin de semana? Mmmm, suena bien.

María Elvira. MADRID, 18 de junio de 2007.En Londres con Estée Lauder
Nuestro refugio en la ciudad: el hotel St. Martins Lane, un moderno -casi postmoderno- resort urbano, firmado por Philippe Starck, en el corazón de Covent Garden. Un lugar en movimiento no tanto por sus huéspedes, ávidos de ciudad, sino por la tendencia de noche imperante: copa tranquila en hotel de moda (una idea que ha comenzado a importar España). Sus reclamos para noctámbulos son dos: el restaurante "Asia de Cuba", por obra de Jeffrey Chodorow, y el "Light Bar", famoso por sus cócteles y decorado con simpáticas, y enormes, fotografías de Jean Baptiste Mondino.

Hacía catorce años que Estee Lauder no convocaba a la prensa internacional de manera conjunta. Lo hizo para presentar "Idealist Pore Minimizing Skin Refinisher", la reformulación de "Idealist", uno de los productos de la firma norteamericana preferidos por las consumidoras. El nuevo "refinador de la piel y reductor de poros" -tal es su promesa- se podrá adquirir en España el próximo septiembre.

Del limón "Starck" para las paredes del St. Martins salimos a un Londres soleado. Es mañana de viernes. Sólo diez minutos andando nos separan de "The Imagination Gallery", el lugar escogido por Estée Lauder para la presentación. Unos días antes, Gordon Brown anunciaba en el mismo lugar su candidatura para suceder a Tony Blair. Ahora, la pancarta con logo de campaña política ha sido sustituida por flores blancas y grandes paneles con la que será la imagen publicitaria del nuevo producto de belleza.

Nos recibe un afable doctor Maes, vicepresidente de I+D de los laboratorios, y Lise Jorgensen, vicepresidenta de desarrollo de productos nuevos para tratamiento. Con ejemplos claros y como en un juego de interacción, los expertos explican los descubrimientos que les han llevado a la avanzada fórmula del nuevo "Idealist", una crema y un ideal para muchas mujeres que ven en los puntos negros a los más frecuentes intrusos en su piel.

Otro ideal alcanzable: ¿por qué no quedarse en Londres el fin de semana? Mmmm, suena bien.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS